top of page

¿Cómo puede ayudar la Tanatología en el duelo?



El proceso del duelo


Asimilar la muerte de alguien cercano a nosotros no es algo sencillo ni inmediato, además de que puede haber repercusiones psicológicas y físicas graves si no se armonizan las emociones y los sentimientos que provoca esa situación.


Para ayudar en el proceso de la asimilación de la muerte se estableció la Tanatología, una disciplina científica que profundiza en la muerte, sus ritos y significados desde diferentes perspectivas y materias: desde lo biológico, lo psicológico, lo social y lo espiritual; con el principal objetivo de llegar a la plenitud y trascendencia después de enfrentar la pérdida de un ser querido o cualquier tipo de pérdida que implique desestabilidad emocional, angustia, estrés y depresión.


La Tanatología se encarga principalmente de:


1.- Ofrecer ayuda profesional a los pacientes con enfermedades en fase terminal y a sus familiares.


2.- Ofrecer ayuda profesional a las personas que estén viviendo algún tipo de pérdida.


3.- Preparar a las personas para la aceptación de la muerte como proceso natural.


4.- Preparar a las personas para asumir cualquier pérdida.


5.- Ayudar a entender y a empatizar con la pena y las emociones como necesarias como autogestión y parte del proceso.


6.- Fomentar la libertad de las personas en las decisiones de su proceso de muerte (incluye testamentos, legados y eutanasia).



En general la Tanatología acompaña a las personas durante el proceso de muerte para asegurar una muerte digna, y una vida digna para los que viven el duelo, todo desde el respeto, el amor y la atención especializada para cubrir con las necesidades de la gente en momentos tan difíciles.


Algunos ejemplos de casos en los que la tanatología ayuda a recuperar la estabilidad y obtener paz durante o después de una perdida son:


  • En casos depresión y angustia frente a la enfermedad terminal o muerte de un familiar.

  • Cuando el propio enfermo presenta angustia o depresión por su situación.

  • En crisis por muerte inesperada, trágica, violenta, súbita.

  • En casos de defunción infantil.

  • Duelo en niños por la muerte de sus padres o sus abuelos.

  • En caso de intento de suicidio para tratarlo y prevenirlo.

  • Por la amputación de un miembro del cuerpo.

  • Separación y ruptura de tu pareja o ruptura de amistad.

  • Por la pérdida de empleo.


Cualquier tema relacionado con la muerte y el duelo puede ser atendido por un Tanatólogo, profesional que va a ofrecer una atención personalizada dependiendo el caso, tratando de encaminar a sus pacientes a la comprensión del proceso de muerte, de ruptura y de duelo, haciendo énfasis en la libre expresión de emociones y el cuidado de la salud como bases para la recuperación de una pérdida de cualquier tipo.


Nadie debe pasar solo por situaciones difíciles como rupturas, pérdidas, enfermedades, recuerda que un profesional puede acompañarte en tu camino a la recuperación de tu paz interior y armonía.


Para saber más:


9 visualizaciones0 comentarios

Commenti


bottom of page